Leave a comment

La Misión

¿Qué significa la palabra misión? La palabra misión según tu país de origen y el modo en el cual es ampliada puede tener varios significados, mas sin embargo en el Diccionario de la Lengua Española llama mi atención una de las definiciones usadas y es la siguiente: Salida o peregrinación que hacen los religiosos y varones apostólicos de pueblo en pueblo o de provincia en provincia, o a otras naciones, predicando el Evangelio. También llama mi atención la siguiente definición: Tierra, provincia o lugar en que predican los misioneros. En realidad si nos ponemos a pensar, una misión es simplemente un lugar donde se predica el evangelio.

Desafortunadamente hoy en día el número de misioneros o las personas que predican ese evangelio parece que va disminuyendo. Todos nosotros fuimos creados con y para un propósito. ¿Pero cómo descubrir ese propósito? El primer pasó para descubrir el propósito para el que fuimos creados y por el cual estamos en este planeta llamado tierra, es antes que nada encontrarle sentido a nuestra vida. Dios es un Dios de amor y misericordia y él nos ha creado para que vivamos una vida plena y libre de ataduras. Dios quiere que seamos felices. Por desgracia, día a día la vida nos presenta retos y dificultades que tenemos que vencer. Las adversidades y las pruebas son parte de la vida y nunca las podremos evitar. Es como la muerte, si algo tenemos seguro desde que nacemos es que un día vamos a morir.

Pero no por eso vamos a dejar que nuestra vida se venga abajo. Al contrario, cuando un bebe nace nos llenamos de alegría y buscamos la manera de darle lo mejor para que él o ella puedan llegar a crecer y ser personas de bien. Es haciendo el bien donde uno encuentra el verdadero valor y significado de la vida.

Para un cristiano, su principal objetivo es vivir una vida de obras y no de palabras. Y el bien de igual manera se demuestra con obras y no de la boca para afuera. La Santa Biblia en el capítulo 2 versículo 18 del libro de Santiago nos dice: Sin embargo, alguien puede objetar: “Uno tiene la fe y otro, las obras”. A ese habría que responderle: “Muéstrame, si puedes, tu fe sin las obras. Yo, en cambio, por medio de las obras, te demostraré mi fe”. Cuando uno logra entender este concepto y ponerlo en práctica, nos encontramos a personas como la Beata Madre Teresa de Calcuta que dedico su vida al servicio de los pobres y necesitados. Ella como misionera llevaba su mensaje de amor y entrega a base de obras, y de palabras. Pero antes tenemos que amarnos y valorarnos a nosotros mismos para poder amar, valorar y respetar a los que nos rodean.

Si tú que lees este mensaje te paras frente al espejo y no logras ver lo hermoso/hermosa que eres es porque aún no has logrado descubrir la base fundamental de tu existencia. Para amarte a ti mismo tienes que aceptarte cómo eres, tanto con virtudes como con defectos. No aparentes ser alguien que no eres. Dios te creo de tal manera porque para El así eres perfecto/a.

Hace tiempo, uno de mis estudiantes de confirmación me preguntaba: “Mr., ¿las cirugías plásticas son pecado?” Mi respuesta fue sencilla, yo le dije: “Mira las cirugías solo son pecado si te obsesionas con ellas. Cuando tú te haces una cirugía, es como si le estuvieras diciendo a Dios que lo que El hace no está bien y que tú lo puedes hacer mejor.” Sin duda alguna Dios es bueno y todo lo que hace lo hace bien hecho, pero, muchas veces no logramos ver más allá de nuestros errores y defectos. Imagínate que aburrido seria el bosque si solo cantaran los pájaros que mejor saben hacerlo.

Dios nos ha creado a su imagen y semejanza y a cada uno de nosotros nos ha dado un don especial. Solo depende de nosotros quererlo descubrir. Para eso tenemos que olvidarnos un poquito de nuestros defectos y ver nuestras virtudes. Un día, un payaso triste y fracasado en la plaza de la ciudad renegaba en su interior y le reclamaba a Dios por no haberle dado un don extraordinario como tocar el piano, y así poder lograr ser un músico famoso. Este payaso estaba cegado y no lograba ver las sonrisas y la admiración de los niños cuando con sus manos y un par de globos hacia perritos, espadas, sombreros y muchas otras cosas.

Da gloria a Dios por cómo eres y por cómo te hizo. Descubre tus dones y no los descuides. Dios te ama, no lo dudes. Tu eres la niña de sus ojos, él te lleva tatuado/a en la palma de su mano. Dios es Rey de reyes, pero también es tu Padre. Por lo tanto, si eres mujer, eres una princesa hija de Dios. Y si eres hombre, eres un príncipe hijo de Dios. Para mí, mi principal misión es hacer que otros se enamoren de Dios como yo un día me enamore de Él. “Yo no vivo, sino es Dios quien vive en mi”. Mi oración para ti que lees es que Dios te colme de bendiciones y te guíe por el camino en el cual puedas lograr descubrir:

1. Lo mucho que Él te ama.
2. Lo valioso y hermoso/a que eres.
3. Tu propósito en esta vida.
4. La misión a la que eres llamado/a, dando testimonio de Dios en tu vida, no solo de palabras sino con obras.

¡Dios te bendiga!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: